Conforme nos adentramos en el otoño, las temperaturas comienzan a descender, aparecen las lluvias y con ellas la humedad: una combinación que puede agravar el dolor de las personas afectadas por artrosis.

Conviene recordar en este momento los hábitos saludables y naturales que te ayudarán a recobrar una buena calidad de vida.

Consejos de alimentación:

  • Excluir la leche animal (vaca, cabra, oveja…) y sus derivados: mantequilla, nata, queso, yogures y productos lácteos.

  • Descartar los cereales que contienen gluten: trigo, cebada, avena, centeno y maíz. Opte mejor por el arroz, el trigo sarraceno, el mijo y el sésamo.

  • Evitar los alimentos cocidos a temperatura elevada: evitar cocciones superiores a 110° C.

  • Prescindir de los embutidos.

  • Excluir los aceites refinados: sustitúyalos por aceites vírgenes de primera presión (es decir, del primer prensado). Escoger bien el aceite es primordial para luchar contra la inflamación de la artrosis, por lo que debe consumir aceite de oliva, aceite procedente de semillas de la planta de la colza o aceite de lino en lugar de los aceites de girasol y maíz.

  • Reducir al máximo los alimentos industriales: y en particular, el azúcar blanco y otros alimentos con un índice glucémico elevado.

  • Limitar el consumo de sal.

Sustancias naturales recomendables:

Harpagofito. Esta planta africana parece ser tan eficaz como los medicamentos, pero con menos efectos secundarios. Permite un alivio rápido del dolor entre un 25 y un 45% de los casos y también alivia los síntomas de la artrosis.

Curcumina. Sustancia que se extrae de la cúrcuma, tiene propiedades antiinflamatorias y efectos protectores de las articulaciones. Se ha comprobado que es más eficaz que los medicamentos, además de reducir significativamente el dolor y mejorar el funcionamiento de la articulación.

Condroitina. Es un componente esencial del cartílago. Su función natural es ayudar a hidratar el cartílago y contribuir a la flexibilidad y la elasticidad del hueso. El papel de la condroitina es fundamental para la solidez y la flexibilidad de las articulaciones.

Complementos alimenticios indispensables (siempre bajo supervisión médica):

1) Vitamina D. Un déficit de vitamina D va a acelerar el avance de la artrosis, en especial de las rodillas. El sol es la principal fuente de vitamina D pero, en los meses en los que no abunda tanto, se necesita un suplemento adicional.

2) Omega-3 EPA y DHA. Favorecen la movilidad articular, frenan la degradación del cartílagoy los fenómenos inflamatoriosy refuerzan los ligamentos al estimular la síntesis de colágeno.

Sigue estos consejos y conseguirás mejorar día a día!

Ah! y si quieres añadir otras recomendaciones, adelante! estaremos encantados en poder compartirlas!