El té de matcha es la hoja entera del té verde que tras un proceso especial de cultivo, recolección y secado, se muele para obtener un polvo fino y verde intenso que multiplica los beneficios del té verde.

Beneficios:

  • Ayuda a perder peso: capacidad para aumentar el metabolismo, y por tanto aumentar la quema de calorías por parte de nuestro organismo.

  • Reduce el colesterol y azúcar en la sangre y no eleva los niveles de insulina ni la presión arterial.

  • Rico en L-teanina un aminoácido que promueve un estado de relajación y bienestar. Relaja sin dar somnolencia y da energía sin agotar. El consumo regular de té matcha mejora el estado de ánimo, la memoria, y promueve una mejor concentración.

  • Poder antioxidante espectacular: es rico en potentes catequinas que han demostrado tener propiedades antibióticas que promueven la salud en general y fortalecen el sistema inmunológico.

  • Aumenta energía y mejora nuestra resistencia física.

  • Contiene un alto nivel en taninos y fibra dietética fácilmente absorbible con lo mejora el tránsito intestinal y alivia el estreñimiento.

  • Es rico en vitamina C, selenio, cromo, zinc y magnesio.

  • Desintoxicante eficaz y natural: es más rico en clorofila que otros tés, elemento que da al té su color verde y que ayuda a eliminar del cuerpo sustancias tóxicas y metales pesados.

Cómo se prepara:

Lo cierto es que preparar un té verde Matcha es sumamente sencillo. Pero para ello, además del propio té y agua, necesitas un colador fino y una escobilla japonesa utilizada habitualmente para la elaboración de esta tradicional bebida (en caso de que no la tengas valdrá con una cuchara pequeña).

  1. Pasar el matcha en polvo por un colador.

  2. Poner 2 cucharadas de té.

  3. Añadir agua caliente (no más de 80 ºC).

  4. Remover con una especie de brocha tradicional de bambú llamada chasen hasta que comience a aparecer una capa de espuma en la superficie.

¿Sabías que…?

  • Un vaso de matcha equivale a 10 vasos de té verde en contenido en antioxidantes y valor nutricional.

  • Aunque el té molido tiene su origen en la China de tiempos de la dinastía Song, han sido los monjes Zen del Japón los que popularizaron la tradición. Durante largas horas de meditación bebían matcha para permanecer alerta y tranquilos favoreciendo la concentración y la claridad de la mente sin la energía nerviosa que proporciona el café.

¡Anímate y pruébalo!